El pasado Miércoles 7 de Diciembre se dio en Córdoba Capital, como posta final a nivel mundial, la 7ma Marcha por la Legalización del Cannabis para todos sus usos, no simplemente haciendo foco en lo medicinal sino también desde lo recreativo.

dsc_0040Esta movilización, organizada por la Comunidad Cannabica de Córdoba, comenzó en Colon y Cañada al rededor de las 17 horas, cuando la gente interesada en la temática comenzó a reunirse en ese punto de encuentro. Fue en pocos minutos en que la masividad se hizo notar en el lugar y la organización del evento dio lugar a espectáculos previos a la marcha como, por ejemplo, raperos improvisando junto a los concurrentes y los habitués de aquella zona que se veían atraídos por la gente amontonada en el lugar.

A las 18 horas comenzaron a tomar calle Colon, ya que la movilización en si estaba programada para las 18:30 con destino a Casa de Gobierno, mejor conocido como “El Panal” pasando por lugares emblemáticos del centro.

La multitud atravesó Colon hasta General Paz, 27 de Abril, pasando frente a Plaza San Martin hasta el punto final de la movilización que los enfrento a una Casa de Gobierno vallada y con un numero considerable de efectivos policiales controlando una intervención pacifica en la que primo el respeto, la libertad de expresión y la responsabilidad con lo que se reclamaba. Desde la organización se había pedido, por ejemplo, que se tuviera precaución con el consumo de alcohol para que no haya malos momentos.

dsc_0042Cuando se llego al destino final de la movilización las organizaciones políticas se retiraron del lugar y solo quedaron algunos referentes, comenzaron las intervenciones artísticas que incluyeron canticos, raperos improvisando y realizando beatbox, malabaristas de todos los estilos, murgas y músicos aportando su arte y una multitud efervescente por ese clima fraternal de aceptación y libertad que se había creado en el lugar.

dsc_0050La movilización culmino cuando la tormenta se hizo evidente, desde la organización pidieron que se desmantelara todo y que los concurrentes abandonaran el sitio para evitar posibles inconvenientes.

En pocos minutos ya no quedaba nadie en el lugar y las primeras gotas de lluvia comenzaron a hacerse presentes, los recuerdos frescos de aquel día quedaran instalados en la memoria de cada uno de los concurrentes, ansiosos por que la ley siga avanzando en pos de la libertad de expresión y la resolución del tabú respecto al tema en cuestión.

Por: Pablo E. Cervigni

No hay comentarios

Dejar respuesta