Una de las mayores dificultades a la hora de aprender a manejar es estacionar de manera correcta y ágil. Sin embargo, se trata de una práctica básica y cotidiana, y dominarla te puede ayudar a optimizar el manejo, sobre todo cuando hay mucho tráfico.

En primer lugar, es importante distinguir que existen dos tipos de estacionamientos que es conveniente realizar marcha atrás y que pueden generar ciertas complicaciones para el conductor: estacionamiento en línea y estacionamiento en batería. 

Estacionamiento en línea

1) Antes de empezar a estacionar, es importante que señalices la maniobra con antelación, para alertar al resto de los conductores de que vas a detener el vehículo. Además, es importante que te cerciores de que el auto entra en ese lugar y el espacio no resultará chico.

2) Alineá el eje trasero de tu vehículo con el paragolpes trasero del vehículo estacionado delante del lugar en el que querés estacionar.

3) Girá el volante a la derecha y retrocedé hasta que el espejo retrovisor izquierdo de tu auto apunte a la mitad del vehículo de atrás o hasta que el espejo derecho esté a la altura del parachoques del auto que está estacionado delante del lugar elegido.

4) Girá el volante hacia la izquierda y continúa retrocediendo. Si es necesario, hacé marcha adelante para acomodar el auto.

Estacionamiento en batería

1) Al igual que en el caso anterior, antes de empezar a estacionar, es importante que señalices la maniobra con antelación, para alertar al resto de los conductores de que vas a detener el vehículo.

2) Comenzá la maniobra con el paragolpes de tu auto en línea con el del automóvil que ya está estacionado, a una distancia aproximada de un metro, y alineando el final de tu paragolpes trasero con el vehículo que quedará a tu derecha una vez que estaciones.

3) Hacé marcha atrás con todo el volante girado hacia la derecha, prestando atención al espejo retrovisor izquierdo para asegurarte de no chocar con el automóvil que está estacionado a la izquierda.

4) Si es necesario, hacé marcha adelante para centrar el vehículo y luego retrocedé nuevamente.

Por: Pablo E. Cervigni

No hay comentarios

Dejar respuesta